¿Por qué los gatos viven 15 años y los perros 12?

“Durante siglos, los científicos han tratado deentender hasta dónde pueden vivir los seres humanos y cómo se puede alargar la vida en nuestra especie. Ahora se están comenzando a hacer las mismas preguntas de nuestras mascotas”, indica Grimm.

Al igual que en los seres humanos, las respuestas sobre la esperanza de vida para especies como gatos y perros siguen siendo difíciles de conseguir.

Pero algunas hipótesis interesantes son ideas emergentes que pueden ayudar a explicar todo, desde qué perros pequeños viven más que los grandes a por qué los gatos tienden a durar más que nuestros amigos caninos.

Entre las anécdotas históricas, el autor recuerda que Aristóteles (350 años aC) que la longevidad de los animales podía estar relacionada con la humedad. Los elefantes viven más que los ratones porque contienen más líquido y por eso tardan más tiempo en quedarse secos (sin vida), venía a decir el filósofo griego.

Aunque no esté relacionado con el agua corporal, una de las pocas teorías que se mantiene relativamente vigente es que las especies de animales de mayor tamaño viven más que las especies pequeñas; reconociendo que también en este caso los perros y los gatos rompen la regla (los gatos son normalmente más pequeños pero viven más que los perros).

Otra de las teorías más populares -tampoco extensible a todas las especies- es que los animales con mayores tasas metabólicas viven menos años. Así se entendería que muchas tortugas gigantes de las islas Galápagos superen los 100 años pero, en cambio, no se podría explicar porque algunos loros que tienen 600 pulsaciones por minuto viven hasta 40 años. Desde el punto de vista de la oncología, los expertos consideran que los animales con un metabolismo muy acelerado producen más radicales libres y por tanto están más expuestos a mutaciones genéticas que no siempre se pueden reparar y acaban provocando cáncer.

Más en: http://www.lavanguardia.com/natural/20151204/30591794354/estudios-longevidad-animales-gatos-perros.html

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *