Toxoplasmosis, una enfermedad con impacto directo en la salud pública

Al mencionar Toxoplasmosis, de inmediato las miradas se vuelven, casi de manera infalible, hacia el gato de la casa. Casi todo el mundo sabe que este puede estar implicado y se convirte inexorablemente en sospechoso. En palabras del doctor Javier Álvarez de la Villa, «los veterinarios intentamos aportar la suficiente información que elimine al cien por cien cualquier tipo de riesgo» – y añade- «Es cierto, que la especie felina actúa como huésped definitivo del agente productor denominado Toxoplasma gondii.

Este protozoo se desarrolla en los gatos y es en el intestino de nuestro gato donde completa su ciclo, que termina eliminando huevos (oocistos) con capacidad infestante». Estos huevos contaminarán las aguas, los campos de cultivo, los pastos, dando oportunidad a que roedores, aves, ovejas, cabras, cabras y cerdos se contaminen. En estos animales, el microbioinvade su organismo. Se produce el contagio en el ser humano al ingerir carne poco cocinada. De hecho esta sería la principal vía de contagio y NO nuestro gato doméstico.

A modo de recordatorio…

Les recordamos una serie de puntos a modo de prevención:

-Laven bien las hortalizas, cocinen las carnes a altas temperaturas y tiempo suficiente.

-Alimente siempre a su gato con alimentos comerciales.

-Eviten la caza por parte de su gato

-Evite el contacto con gatos vagabundos pues desgraciadamente no están controlados por veterinarios y constituyen población de riesgo.

-Realice labores de jardinería con guantes y siempre lavarse las manos a conciencia.

-Cambie el arenero a diario pues antes de 24 horas los oocistos no son infestantes. Absténgase de realizar esta labor la mujer embarazada.

-Finalmente recuerde acudir a su veterinario y ante cualquier duda él le explicará todas estas informaciones, a fin de convivir con nuestras mascotas de manera totalmente segura.

Leer más en: http://www.abc.es/sociedad/abci-toxoplasmosis-prevencion-y-cuidados-201602032226_noticia.html

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *